2/7/09

El beso de la muerte:Fuga

Después de tanto tiempo sin internet y sin poder publicar aquí traigo otro capítulo. He de decir que estoy atrancada y no sé muy bien como seguir esta historia,de todos modos espero que me regrese pronto la inspiración y pueda volver a escribir fluídamente.

Fuga

Me escondí rápidamente detrás de la pared. Dos de los vampiros más antiguos de mi clan llevaban a Matt atado de pies y manos y amordazado,él intentaba zafarse pero le era imposible. Cuando pasaron delante de donde me encontraba yo escondida Matt,que iba mirando hacia atrás me vio pero siguió intentando soltarse para que los vampiros no se diesen cuenta de que me encontraba allí. Por su mirada,supe que sabía que iba a ayudarle.
Salí rápidamente de detrás de la pared y les clavé a cada uno de los vampiros na estaca de madera de roble,el único tipo de madera que podía paralizarnos. Los vampiros cayeron automáticamente al suelo y con ellos Matt,ya que él estaba sujetado por ellos. Inmediatamente agarré a Matt para que no cayese al suelo y le quité la mordaza....

-Sabía que al final me creerías-dijo sonriendo
-Vamos,no tenemos tiempo- Le desaté las manos y los pies y salimos corriendo hacia el piso de arriba. Pensaba que Matt me preguntaría por qué en vez de ir abajo íbamos arriba pero sin embargo no me preguntó.
Cuando llegamos a la ventana más cercana le hice una seña para que saltase. Saltó por la ventana convirtiéndose en lobo en el aire y cayendo al suelo ya convertido. Después,con un movimiento grácil salté yo al exterior. Pero algo inesperado ocurrió. Al menos una decena de vampiros bloqueaban la salida impidiendo nuestra escapada. Matt y yo nos miramos y empezamos a correr hacia los vampiros. Cuando estaba a pocos metros de distancia de ellos,concentré toda la energía que pude en mis manos y las abrí sintiendo como la energía que había concentrado salía hacia afuera. En ese mismo instante todos los vampiros se quedaron paralizados.
El gran lobo de pelaje como el ébano y yo esquivamos a los vampiros que yacían inmóviles sobre el césped y saltamos con un poco de dificultad la gran muralla que protegía la guarida de intrusos. Luego,corrimos sin cesar sobre el denso y oscuro bosque que hacía aún más difíciles los ataques procedentes de enemigos. Seguimos manteniendo el ritmo hasta llegar a nuestro lugar secreto,aquel claro en la montaña que había presenciado tantos momentos que habíamos pasado juntos. El gran lobo desapareció dejando paso a aquel chico que me había enamorado con tan solo una mirada de sus intensos ojos azules.
Le lancé un pantalón y una camisa de hombre que había cogido antes de llevar a cabo la fuga para que se lo pusiera,pues estaba desnudo. Después de haberse vestido vino hacia mí y yo me derrumbé sobre él,llorando como nunca lo había hecho.
-No llores- decía él intentando tranquilizarme mientras acariciaba mi pelo.
-Fui tan imbécil. Como no me di cuenta de que no era tu olor.- sollocé
-Tranquila,tranquila. No fue tu culpa-Me agarró del mentón y me levantó la cabeza para que le mirase. Su mirada mostraba comprensión y ternura. Me besó la frente y luego me agarró la mano guiándome fuera del claro.
-Debemos irnos,este lugar ya no es seguro-dijo mientras caminaba.
-Pero... ¿A dónde?

0 comentarios:

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.